Feeds:
Entradas
Comentarios

No quiero mirar para atrás.

No quiero ponerme sensiblona haciendo balance de este año.

Ha tenido momentos tremendamente buenos, de risas, sonrisas, carcajadas… de nervios, preparaciones, celebraciones… ( y otros tan tristes y angustiosos que prefiero no recordar)

Muchas celebraciones, que parecen de tiempos mucho más lejanos… una vez más ponerme a prueba, y sacarlo todo adelante, con sueño, nervios, … pero sobre todo con mucha ILUSION y muchas ganas de hacer de cada momento algo único y especial.

haciendo balance

haciendo balance

Ha sido un año de dejar gente por el camino.  De volver a recordar que más vale sola que mal acompañada. Que quien bien te quiere no te hace llorar. Si siempre me han valido los dedos de la mano para contar mis verdaderos amigos, ¿por qué tendrían que cambiar las cosas ahora? He recordado que el significado de la palabra amistad está demasiado vacío.

Ha sido un año de vivir muy de cerca enfermedades, unas con cura, otras sin ella; de ver caer ilusiones, de ver crecer otras… y sobre todo ha sido un año de mucha, mucha, mucha esperanza.

Ha sido un año de seguir adelante con nuevos hobbies e ilusiones.

Ha sido un año de ver crecer a mis soles, de seguir madurando con el rey astro.

Bueno, al final me pongo melancólica, así es que corto ya.

Gracias a todos los que os pasáis por aquí de vez en cuando. y en especial a los osados que comentáis y todo: lo dicho, gracias por vuestro TIEMPO.

Mis mejores deseos para todos y recordar: la ilusión , la esperanza y el amor son el motor de la vida. Y si lo encuentras en tu familia y amigos mejor que mejor. Yo me voy a poner como propósito vivir cada día teniéndolos presentes.

Ahora sí, que sí:

¡¡¡FELIZ 2014!!!

¡¡¡ Nos leemos!!!


Y Nochebuena y Navidad han pasado…

Esos días esperados durante meses, esos momentos programados en las últimas semanas ya han volado…

No sé si os ocurre como a mí, pero yo es evocar estos días y trasladarme a otros momentos ( años) que me llenan de mil y una sensaciones, sabores, olores…

Es cierto que según han ido pasando los años, estos días han supuesto diferentes niveles emocionales en mí y ha habido años de sentir que eran fechas maravillosas y otros de sentir que sólo me servían para estar apartada de la persona que más quería.

Este año han sido Continuar leyendo »


La pequeña miró hacia el suelo, no podía ser que hubiese un señor tumbado en el suelo con más cobijo que una caja de cartón sobre la que descansar y con la que arroparse con el frío que hacía en la calle.

- Mamá, ¿ por qué ese hombre está ahí tirado? ¿ por qué no se tumba en su casa? – preguntó la pequeña a su madre.

- Porque lo mismo no tiene casa cariño – contestó la madre

20131223-092421.jpg

- Pero mamá, ¿ cómo no va a tener casa ? Tendrá unos padres, o unos hermanos, o unos primos, o unos amigos… – insistió la pequeña

- Puede que los tenga, pero que estén en otra ciudad – le dijo la madre tratando de acelerar el paso y con voz amable

- Entonces, ¿ está sólo? ¿ y quién le da un beso de buenas noches y de buenos días? ¿con quién come y desayuna? ¿quién le va a ayudar si el viento se lleva sus cartones?


Y estamos a unas horas de la Nochebuena. A unas horas de risas, nervios, celebraciones, viajes, carreras, prisas…

Todo ello para acabar sentados, con suerte, a una mesa llena de exquisiteces varias, y no vayamos a pensar en caviares, bogavantes ni delicattessen del estilo, sino a una buena ensaladilla de las de “toda la vida”, una buena sopa de pescado, un buen capón alimentado en casa y esa macedonia de frutas con su punto de vino dulce y canela … ¡Y es que no todas las noches son Nochebuena!

Es pensarlo y recrear sabores y olores.

Son unas Navidades muy importantes por Continuar leyendo »


No recuerdo bien el día del comienzo de aquel curso 3.0 de semimillonarias con alguna de mis imperfectas. Algún día contaré la razón del mismo. Soy incapaz de recordar si los paseos por New York habían comenzado ya de modo ocasional o no.

Siempre me ha gustado estudiar, aprender… perderme entre libros, apuntes… Así es que ¿por qué no atender un curso en el que aprendería cosas nuevas para poder tener una vida más tranquila a nivel material y de ese modo dedicarme a lo que de verdad me importa ? y además, si ese curso era en New York, ¿cómo decir que no?

Está genial compartir el día a día, con risas, cabreos, momentos de debilidad, minutos de euforia… pero claro, a veces la realidad supera con creces la imaginación, y esos momentos tan feos que la rutina te da no te mola seguir poniéndolos al descubierto: movidas en el trabajo, niños que en momentos te superan, … y vale, para eso están los amigos, pero ¿ por qué estar entre quejas si podemos por unos segundos transportarnos a una realidad 3.0, pegarnos unas risas y volver un rato después con las pilas recargadas?

Cuando viajo a New York, por unos momentos mi cerebro se olvida de carreras, problemas, malas caras… por un segundo el ave fénix que llevo dentro resurge, ha recargado pilas tan sólo pensando en algo “chulo” y positivo. ¿Qué eso está mal? ¿Qué hay que ser responsable y aceptar el día a día y autocontrolarse ? Pues sí, es verdad, pero este pequeño juego me gusta y me permite soñar con una de las ciudades más maravillosas y grandiosas del mundo acompañada de unas amigas 1.5 ( termino medio entre el 1.0 y el 2.0, puestos a calificar, aquí la menda no se queda atrás )

New York  Thanksgiving

New York
Thanksgiving

Bueno, ya os he presentado qué significan estos viajes y momentos en Nueva York para mí, y ahora os tengo que dejar, porque en apenas unas horas estaré con las Imperfectas, como siempre, aún no sé si estarán todas o no, dependerá de lo cargado que tengan el día, aquí a nadie se obliga,  y tengo que terminar de preparar la maleta para trasladarme al loft que tenemos reservado en lo alto de Manhattan, con vistas a Central Park para celebrar juntas la cena de ThanksGiving. Espero que todo salga estupendo. El modelo ya está elegido. Los zapatos probados, probadísimos. Manicura y melena listos para aguantar la cena y luego un rato más de risas y charlas. Imagino que los “personnel assistants” tendrán todo preparado a nuestra llegada, es lo fantástico de vivir a ritmo de semimillonaria…

-¿ Sí? Ok, chicas, casi estoy lista. Dadme un toque cuando el jet esté a punto de llegar que subo a la azotea para unirme a vosotras.

Nueva York… ¡ allá vamos!

¿ Vemos cómo están preparándose el resto?
La invasión Twin

Vivencies de una mare

Mamita del sur


Hoy es una de esas semanas, en que ya que consigo un momento de tranquilidad frente al ordenador, después de todo el día enganchada a él trabajando, el tema debería ser el gran acontecimiento de este fin de semana en Barcelona. (Si me estás leyendo y eres un padre o madre bloggera ya sabes que me refiero a la segunda edición de Bloggers and Family, o también conocido por #BAF13 , pero va a ser que me váis a perdonar, y podéis entrar en el blog oficial, twitter o cuenta de Facebook para seguir el evento y todo lo que va a tener lugar… porque yo hoy estoy un poco-mucho-demasiado cabreada…

Y lo cierto es que no tengo muy claro con quién y el por qué. ¿ Conmigo? ¿ Con esos padres que van de guays dejando a sus hijos ordenadores, tablets y/o móviles a su total disposición porque ” mi hijo con diez años lo maneja mejor que yo” ?

Estuve ayer en una sesión del CAF de la zona a la que pertenece el colegio de mis hijas, en el propio centro, sobre las conductas de los niños de 9 a 12 años. Cómo llegarles. Cómo entenderles. Y aparte de la exposición, que me pareció muy bien llevada y dinámica. Salí molesta con la actitud que tenemos, o tienen los padres ante las nuevas (aunque ya no tanto) tecnologías.

” Es que mi hija o le dejo la tablet o se pone de un pesado”

“Yo sé que mi hijo se conecta y menos de dos horas imposible, pero vamos que es normal, que todos sus compañeros dice que lo hacen también”

“Mi hijo sólo se mete en Youtube y Google, que son “programas” conocidos” – ¡¡ y la puerta a casi todo señor!!!

Creo que no hace falta que continúe.

Pero es que nadie se da cuenta de que igual que necesitas educar a tus hijos para que coman, se laven, se vistan, estudien… ¿hay que educarles en la utilización de las tecnologías ? ¿ Acaso para que tu hijo aprenda inglés coges un avión y lo sueltas en medio de Londres solo porque él tiene mucho desparpajo?

¿ Soy la única a la que le molesta esta ignorancia tan mal llevada? ¿ No tenemos como padres la obligación de formarnos y formar a nuestros hijos, o al menos de formarlos a ellos para un uso responsable de estos instrumentos tecnológicos?

Responsabilidad parental

Fuente imagen: https://encrypted-tbn2.gstatic.com/images?q=tbn:ANd9GcRcCnjHi3BhX00cDk6fDg04QAblfWqc6VHvidp_aHpSJm0Ccyv72Q

Es una pena que las semanas empiecen y uno de los primeros pensamientos que vengan a nuestra cabeza sean del tipo: ” ya me queda un madrugón menos “… Vamos a ver un madrugón menos para qué? Porque seamos realistas, llega un momento en la vida maternal que salvo el tener que llegar con hora al colegio el resto de nuestra vida sigue estando bastante condicionada por los horarios y necesidades de nuestros vástagos sea el día de la semana que sea… Continuar leyendo »

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.272 seguidores

%d personas les gusta esto: